My friend

Esta entrada se titula ‘My friend!’ en consideración a los pacientes que tuve en Moria, principal razón por la que fui y principal motivo por el que pude ir. Lo mejor de esta experiencia ha sido poder conocerles personalmente y reafirmar que son personas con las que comparto mucho sin tener muchas diferencias en cuanto a valores de humanidad, y que lo que quieren es tener una vida tranquila, feliz y ayudar en lo que puedan, pero que les ha tocado vivir en el otro lado de la historia.

Más adelante haré un informe detallado sobre cuáles eran los motivos de consulta más frecuentes, así como el origen y la edad de los pacientes que visité.

En general, la mayoría de pacientes a los que traté eran de Afganistán, aproximadamente el 80%. Destaca que muchos de ellos desconocen su fecha de nacimiento y ponen el 1 de Enero como día de referencia. Por otro lado, los motivos de consulta más frecuentes eran los problemas mentales y los dolores de espalda en adultos y fiebre con diarrea en los niños/as.

Para mí, la mejor forma de prevenir la transmisión de infecciones, sobretodo de virus, es el lavado de manos. Por ello todos los pacientes que entraban en la consulta les ofrecía gel higiénico con alcohol para las manos.

Obviamente, los problemas de salud mental eran el motivo de consulta más frecuente. Predominaban las depresiones, los trastornos de estrés postraumático, así como los ataques de pánico y/o brotes psicóticos. Recuerdo a un paciente que explicaba que por la noche tenía que ir a dormir a la playa a unos 5 km del campo porque escuchaba voces diciéndole que esa noche iban a matarle y que había un plan para él, así como ideas de persecución. Obviamente había que descartar causas orgánicas, pero en un contexto como aquel y con antecedentes previos, lo más común era la causa psiquiátrica.

Insistir en las múltiples historias de violaciones y torturas de talibanes, pues muchas de las familias huyen de su país porque les amenazan en morir si no se unen a ellos. Algunos pasan todo el tiempo en Moria encerrados en las tiendas.

Las lesiones dermatológicas en adultos eran bastante común. Podíamos ver desde lesiones por picaduras de insectos, como pulgas o chinches, hasta tiñas, eczemas o impétigos, entre otros, la mayoría en un estado muy evolucionado.

Existe un protocolo para la sospecha de escabiosis. Estos son redirigidos a Keelpno y allí les proporcionaban el tratamiento. Kitrinos se encarga de lavar lo necesario y suministrar ropa nueva para los afectados.

Las infecciones respiratorias de tracto superior e inferior también eran muy frecuentes. Destacar el protocolo de sospecha de Tuberculosis.

En alguna ocasión, podías detectar enfermedades tropicales como por ejemplo en esta paciente que acudió por dolor abdominal la imagen de abajo muestra por ecografía múltiples quistes sospechosos de hidatidosis.

El tratamiento suele ser quirúrgico si no hay ninguna contraindicación. Sin embargo, dado que esta opción no era accesible, el tratamiento farmacológico era el más apropiado y pudimos iniciarle medicación con antiparasitario Mebendazol (Albendazol no estaba disponible en Grecia).

Las fracturas por peleas o caídas, además de los signos de violencia y tortura eran muy habituales. Recuerdo ver pacientes con lesiones por explosiones o metralla en la cabeza.

Las heridas así como las autolesiones se han multiplicado entre los adolescentes e incluso en algunos casos también los intentos de suicidio.

En cuanto a las enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión o el hipotiroidismo, la mayoría estaban descontroladas. La principal causa era porque muchos de los pacientes habían perdido la medicación durante el viaje y llevaban semanas sin tomar nada de tratamiento.

Algunas urgencias fueron crisis asmáticas, infarto agudo de miocardio, pielonefritis, cólicos y/o ataques de pánico, entre otras.

En cuanto a los niños/as, destacaba el bloqueo mental y emocional que tenían. Obedecían sin titubear al pedirles que abrieran la boca para meterles el depresor para ver la garganta, cosa que tengo que lidiar casi siempre que li pido en la consulta del sitio donde trabajo.

La mayoría de niños/as tenían diarrea desde que llegaron al campo, probablemente la principal causa es la falta de comida apropiada, además de fiebre incontrolable.

Dermatitis del pañal por no recambiar los pañales, dada la falta de suministro de estos. Quemaduras por aceite por malas condiciones a la hora de cocinar. Dentición pobre, falta de piezas dentales por higiene bucal insuficiente.

Algunos niños habían sido pegados por los propios padres. Niños/as con incontinencia y pesadillas por la noche que les provocaba insomnio crónico.

Por último, señalar el gran trabajo de los intérpretes pues además de traducirnos la conversación, tenían que batallar con las múltiples quejas de muchos pacientes aunque cabe decir que la gran mayoría de pacientes eran agradecidos y no decían que no a casi nada pues lo habían perdido todo ya o casi todo, y que les visitara un médico o simplemente les escucharan y les dijeran que todo estaba bien les reconfortaba y les daba esperanza para seguir adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s